El pasado día 21 de diciembre de 2015, la DGT evacuó una consulta vinculante (V4080-15) en la que consideraba fiscalmente deducibles los intereses de demora derivados de un acta de Inspección. Por el contrario, el TEAC en su Resolución de 7 de mayo de 2015 fija como criterio reiterado la no deducibilidad de dichos intereses de demora en tanto en cuanto son gastos que derivan del incumplimiento de una norma y los mismos no son necesarios para la obtención de ingresos.

El contribuyente se encuentra con dos criterios totalmente opuestos emitidos por la DGT, más reciente, y por el TEAC, que, a priori, según la doctrina del propio TEAC, tendría mayor fuerza vinculante.

¿Cuál de los dos debería prevalecer?

Para leer la noticia, PULSE AQUÍ